10 consejos para ocuparse de un jefe difícil

A diario queremos convivir con un excelente jefe,  para que tenga en cuenta nuestros  logros y metas o simplemente nos haga sentir valorados.  En muchas ocasiones no sucede esto, convivimos con personas llenas de ira o simplemente poco competentes en su cargo, pero aquí es donde nosotros podemos cambiar la situación y conseguir un mejor ambiente de trabajo.

En un búsqueda ardua encontré estos consejos para tener un mejor ambiente laboral  con un jefe difícil

1. Asegúrese de que está tratando con un “jefe malo”: Antes de tratar de arreglar a su mal jefe, asegúrese de que realmente se trata de uno. ¿Hay alguna razón para su comportamiento, o está siendo demasiado duro con él?

Observe a su jefe por unos días y trate de darse cuenta de las cosas que esta haciendo mal. Cuando el está haciendo algo “malo”, trate de imaginar la razón más indulgente por lo que podría haber ocurrido. ¿Es realmente su culpa, o podría ser algo fuera de su control?

2. Identifique la motivación de su jefe: Entender por qué su jefe hace o se preocupa por ciertas cosas teniendo en cuenta que usted puede dar una idea de su estilo de gestión.

Si las reglas son totalmente fuera de control, trate de encontrar la motivación de su jefe. Tal vez no es cuánto tiempo toma su hora de almuerzo; lo que realmente debe preocuparse es cómo se ve  al lado de otros empleados y sus superiores.

3. No dejar que afecte su trabajo: No importa qué tan grave es su comportamiento con el jefe, no deje que afecte en su trabajo. ¿Quiere quedar en buenos términos con otros líderes de la empresa , y mantener su trabajo?.

No trate de igualar el marcador mediante el trabajo más lento, o tomar excesivos descansos en el día “salud mental”o almuerzos largos. Sólo sirve para que le pongan más carga de trabajo y construir un caso para darle motivos a su jefe sobre un llamado de atención o un despido.

4. Estar un paso adelante: Especialmente cuando usted está tratando con un micromanager, interrumpa sus peticiones, y anticipándose a ellas.

Un gran comienzo para detener la micro-gestión en sus área, es anticiparse a las tareas que el gestor espera y conseguir que se hagan con suficiente antelación. Si responde, “Yo en realidad ya dejé un borrador del calendario en su escritorio para su opinión,” suficientes veces, usted minimiza la necesidad de sus recordatorios. El va a darse cuenta de que usted tiene sus responsabilidades en el buen camino.

5. Documentar todo: Asegúrese de documentar las interacciones con su jefe, lo que solicita o críticas que tiene referente a usted, por lo que puede referirse de nuevo a ellos si alguna vez se contradice a sí mismo.

Cuando su jefe le pide algo, lo consigue por escrito. Es necesario crear un soporte de todas las solicitudes, así como todo lo que produce. Si su jefe es de las personas que le da instrucciones verbalmente, el seguimiento debe ser con un correo electrónico que resume la discusión para asegurar que ha oído todo correctamente. Debe estar preparado para sacar su prueba documentada si su jefe cuestiona su salida.

6. Espere A: ¿Que hacer frente a un conflicto? Asegúrese de darle un poco de tiempo antes de reaccionar.

El tiempo es a menudo el gestor de conflictos con un jefe. A veces tiene más sentido esperar para enfrentar la situación. Si su jefe tiene muchas cosas para el mes, su nivel de estrés puede ser alto y el no podría tomar tan amablemente a sus problemas.

7. Actuar como líder: Cuando se trata de un jefe incompetente, a veces es mejor que tomar algunas decisiones de liderazgo por su cuenta.

Si sabe que su área no esta lo suficientemente bien, no hay razón para no seguir adelante crear y seguir una dirección donde sabe que va a lograr buenos resultados para su empresa. Las personas que hacen esto son seguidas de forma natural por sus compañeros como un líder informal.

8. Identificar puntos negativos: Si su jefe tiene problemas de manejo de la ira, puede identificar lo que desencadena su mal genio y puede mirar como evitar esos momentos.

Por ejemplo, si su jefe se gira cuando escribe mal el nombre de una fuente, asegúrese de duplicar y triplicar para revisar sus notas. Si su jefe comienza a echar espuma por la boca, si llega un momento después de las 8 de la mañana, realice un plan para llegar a las 7: 45.

9. Darle la razón: Simplemente repita lo que el haga “¿Es eso lo que querías decir?”. Si él está de acuerdo con su resumen, “le invito a darle más información al respecto”. Cuando repite la perspectiva de alguien, le da la oportunidad de exponer y, sobre todo, sentirse escuchado.

10. Evite a futuro malos jefes: Al entrar  a una nueva empresa, debe hacerse una investigación antes de tiempo para asegurarse de que no esta en la misma situación con un gestor de menos ideal.

Tómese un café o salga ha almorzar con uno o más empleados de la nueva compañía. Aparentemente, su propósito es aprender de la información general sobre la empresa y su cultura. Sin embargo, debe aprovechar esta oportunidad para descubrir tanto sobre su jefe potencial como sea posible, sin que parezca espeluznante, por supuesto.

Fuente: Revista RecursosHumanos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *